Centro de Crecimiento Personal CAMAEL
Centro de Crecimiento Personal CAMAEL

Medicina Integral

Dra Concepción Villegas Salmerón

 

Licenciada en Medicina por la facultad de Medicina de la Universidad de Granada, en el año 1983.

 

Titulo de Postgrado en Homeopatía por la Academia Médico Homeopática de Barcelona y Homeopatía de México a.c. La Academia Médico Homeopática de Barcelona impartió en colaboración con Homeopatía de México a.c. un programa de estudios de tres años de duración para la formación de Médicos Homeópatas Unicistas Hahnemanianos. Curso 1985-1988

 

Formación en Pediatria. Master en Pediatría por la Universidad de Navarra

 

En el año 2004 inicio mis estudios con el Dr Sankaran en Argelés (Francia), donde conozco  el Método de la Sensación Vital, método pionero dentro de la Homeopaíia Unicista. Sigo asistiendo a sus seminarios y posteriormente continúo mis estudios profundizando en seminarios de formación en India y Alemania.

 

TERAPIAS

HOMEOPATÍA

Profesional: Dra Concepción Villegas Salmerón

Tfno contacto: 647072051

 

 

¿ Qué es la Homeopatía?

 

Hace 170 años, un hombre llamado Samuel Hahnemann, médico alemán, ademas de quimico y traductor, revolucionó  los conceptos clásicos de la medicina que se practicaba en Europa hacia 1810. Llamó a esta nueva forma de tratar a las personas Homeopatía, de homoios (semejante) y páthos (enfermedad), es una forma de tratamiento basado en el en el principio de “lo similar cura lo similar”

 

Principios homeopáticos

            Ley de la similitud o de los semejantes: esta ley implica que una sustancia que enferma también puede curar. Seria algo parecido a la forma de actuar de una vacuna en la que se le da al paciente el virus (pero atenuado) contra lo que quiere vacunarse o protegerse, ante su presencia el sistema inmune reacciona, al detectarlo, generando anticuerpos.

Individualidad: No hay enfermedades sino enfermos. Tratamos a cada individuo como un todo, no unicamente la enfermedad, sino la expresión de su totalidad en cada individuo en particular.

Infinitesimalidad o dosis minima: los medicamentos tienen efectos secundarios, tanto si provienen de plantas como si son sintetizados quimicamente. Preparando diluciones infinitesimales se provoca una reacción curativa, de esta forma no provocamos efectos tóxicos, ya que administramos la menor cantidad posible capaz de provocar una reacción en el cuerpo.

En resumen, la homeopatía es la búsqueda del equilibrio en la salud de la persona de forma suave, permanente y progresiva, tratando al enfermo en su totalidad, no como partes aisladas, sino entendiendo a la persona en su globalidad.

 

Medicamento homeopático

Los medicamentos para uso Homeopático se preparan a partir de productos de origen vegetal, animal o de productos químicos (minerales u orgánicos). Se parte de tinturas madres para los productos solubles en agua o alcohol, y de trituraciones para aquellos productos que no son solubles en agua ni en alcohol. Durante su preparación, el medicamento Homeopático es sometido a un doble proceso:

Desconcentración progresiva (dilución) y Agitación vigorosa (dinamización)

Después de cada desconcentración se procede a agitar fuertemente la solución. A este proceso se le llama 'Dinamización'.

 

En el proceso de fabricación del medicamento homeopático se siguen rigurosamente las indicaciones recogidas en la Farmacopea Francesa o Alemana. La forma de preparación del medicamento homeopático hace que éste carezca de efectos secundarios e interacciones medicamentosas

 

Forma de prescribir el medicamento homeopático:

 

Sabemos que toda sustancia farmacologicamente activa provoca en un individuo sano y sensible un conjunto de síntomas que son característicos de esa sustancia y que llamamos patogenesia .

 

Toda persona enferma presenta un cuadro clínico característico de su enfermedad y de su forma de enfermar. Hay una serie de síntomas y signos que caracterizan la enfermedad y que permiten hacer el diagnóstico nosológico. Pero además existen una serie de síntomas y signos que son característicos de su forma de enfermar y que quizás no presente otro enfermo con la misma enfermedad.

 

Para tratar a una persona enferma con un medicamento homeopático tenemos en cuenta tanto los síntomas característicos de la enfermedad como los síntomas particulares de la reacción del enfermo ante la enfermedad y le daremos aquel medicamento homeopático que experimentalmente sea capaz de provocar en un sujeto sano el conjunto de síntomas que presenta el enfermo.

 

El médico homeópata, es decir aquel que habitualmente o preferentemente utiliza los medicamentos homeopáticos, ante una persona enferma, procede en primer lugar a realizar una historia clínica detallada, a explorar al enfermo y a pedir todas las pruebas complementarias necesarias para llegar al diagnóstico de la enfermedad. Una vez hecho el diagnóstico y en función del cuadro clínico que presente el enfermo, decidirá cual es la terapéutica más adecuada para él: cirugía, tratamiento farmacológico convencional, tratamiento homeopático o ambos, fisioterapia etc...

 

Este aspecto es muy importante porque pone de relieve que la homeopatía es un método terapéutico que aporta al médico otra arma terapéutica más, segura y eficaz.

 

El medicamento homeopático no es específico de una enfermedad determinada sino que es específico de una 'forma de enfermar', esto hace que una misma enfermedad, en diferentes personas, pueda ser tratada con diferentes medicamentos en función del cuadro de reacción que presente cada enfermo y que un mismo medicamento pueda servir para tratar diferentes enfermedades siempre que el cuadro clínico del enfermo coincida con la patogenesia de ese medicamento. Por ello la homeopatía es una terapéutica individualizada.

 

¿Que enfermedades pueden ser tratadas?

Los medicamentos homeopáticos pueden estar indicados en numerosos enfermedades tanto agudas como crónicas. En una enfermedad aguda como por ejemplo una gripe, o una gastroenteritis el médico homeópata elige el medicamento homeopático teniendo en cuenta los signos y síntomas que el paciente experimenta desde el comienzo de su enfermedad y ese es el medicamento que va a administar al paciente lo que le va a permitir una restitución global muy rápida de su proceso patológico. En caso de que se trate de una enfermedad crónica como puede ser un asma, o una artitis reumatoide, o de una gastroenteritis crónica, el médico homeópata, además de los síntomas clínicos de la enfermedad va a tener en cuenta otros signos generales del paciente, valorará mucho los antecedentes patológicos de esa persona, su constitución, su forma de ser, su caracter, su actitud ante la vida etc.. y toda esta información le permite al médico homeópata identificar el medicamento homeopático que esa persona va a necesitar para su curación. El tratamiento homeopático hace que los episodios repetitivos de esa enfermedad crónica se vayan espaciando hasta desaparecer.

Son numerosas las enfermedades que se pueden tratar con Homeopatía, en muchas ocasiones el tratamiento es curativo y en algunas es paliativo en caso de que la enfermedad sea ya irreversible.

 

Problemas otorrinolaringológicos y bronquiales: Otitis, rinitis, sinusitis, faringitis, amigdalitis, laringitis, traqueitis, y bronquitis, asma. ..

Problemas digestivos: Problemas de estómago: acidez, ardor, pesadez, malas digestiones, flatulencia, úlcera gastrointestinal…

Problemas cardiocirculatorios:  Hipertensión arterial, arteriopatías periféricas. Problemas venosos: varices, pesadez de piernas…

Problemas ostero-articulares: Todo tipo de dolor muscular y/o articular sea por artrosis o por artritis: dolor de cuello, de hombros, de codos, de muñecas. Lumbago, lumbociática, dolor de rodillas, dolor de tobillos etc.. Esguinces, contracturas etc..

Traumatismos: Todo tipo de traumatismos: caídas, golpes, contusiones…

Problemas urológicos : Infecciones urinarias de repetición, prostatismo…

Problemas ginecológicos :Dolor durante la regla, alteraciones de la regla, síndrome premenstrual, trastornos de la menopausia

Problemas dermatológicos: Eczemas, urticarias, acné vulgar, acné rosácea, forúnculos de repetición, verrugas vulgares, papilomas plantares, molluscos contagiosos, herpes simple y zoster, psoriasis…

Problemas neurológicos: Cefaleas y migrañas….

Problemas de comportamiento y psiquiatricas : Ansiedad, angustia, depresión, estrés, cansancio psiquico….

Problemas endocrinologicos:Obesidad, hipotiroidismo, hipertiroidismo…

Problemas pediátricos: Otitis, anginas, bronquitis, asma, diarreas, vomitos, problemas de la piel, aftas, problemas durante la dentición, trastonos del sueño, alteraciones en el rendimiento escolar, alteraciones en el comportamiento.

Disminución de las defensas:Infecciones de repetición, garganta, senos, nariz, oídos, conjuntivas, laringe, bronquios, pulmón, piel, vejiga etc

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Centro de Crecimiento Personal CAMAEL